fbpx

¡Juntos podemos vencer la depresión!

Por: Samariz Parra

Yo también alguna vez tuve depresión, casi muero, vi morir un hijo, me destruyeron, me estafaron, me usaron y también quise saltar.
El profundo abrazo del creador, la mano fuerte que con amor me sostuvo y me amó como venía y luchó conmigo a la par, sanó mi corazón roto y me volvió a enseñar a amar, los cuidados de mis padres, las oraciones de mamá y sobre todo los ojos de mi hija, hicieron que buscara ayuda y encontré en una colega la respuesta y el puerto donde descansar.

Pensé que el Doctor del lado se había caído de la silla, porque escuché la silla correrse y posterior a eso, un grito. Estaba con paciente y no podía salir, pero mi auxiliar salió corriendo a ver qué pasó. Mi vecino entró pálido, temblando y se empezaron a escuchar unos gritos desgarradores de una mujer por la escalera del edificio. ¡Se botó! ¡Se mató el Doctor! Todos quedamos paralizados. Lloramos y estuvimos en silencio, la Clínica se desocupó y todos corrían. Yacía en el suelo como un pollito desvalido, con las enfermeras cubriéndolo con sus ropas, su cabello y sus abrazos. Lo besaban, lo lloraban. No lo podíamos creer. Su auxiliar gritaba en urgencias, tuvieron que sedarla.
Nosotros no servíamos ya para nada más que para pedirle a los transeúntes que borraran las fotos y los videos. Era un celo santo por proteger a uno de los nuestros. Desencajados volvimos al consultorio, la vida debía continuar, pero los médicos, odontólogos y fisioterapeutas nos abrazamos, nos pedimos perdón por compartir piso y no conocernos. Nunca podremos entender qué hizo que su cuerpo saltara, porque su corazón y conciencia evidentemente estaban en otro lugar. ¿Por qué nadie supo que sufría? ¿Por qué nadie lo medicó? ¿Los médicos también morimos? Ese dolor en el pecho nunca se irá, nuestro colega se fue y los miles de niños que pasaron por sus benditas manos sanadoras son el legado de sus sueños.

No me terminaba de reponer de eso tan horrible, cuando alguien que amo con mi corazón se desbarató en mis brazos, gemía, gritaba, se acurrucaba porque su dolor emocional pesaba más que el físico. El peso de su triste niñez se desnudó en esa consulta y ese hombre fuerte se desmoronó. Contamos con suerte, pudimos ayudarlo y junto con nuestra magnífica Psiquiatra, su vida cambió. Verlo sonreír a diario es mi felicidad.

Abrí disimuladamente el chat, texteé a toda carrera: ¡Llama al 123, denuncia un caso de violación y distrae al esposo de la paciente! Sentí que el corazón se me salía del pecho, me hervía la sangre, las lágrimas me escurrían por las mejillas como lava ardiente, tuve que respirar profundo para no salir y agredir a ese hombre. La mujer que tenía frente a mi es tal vez una de las bellezas más impresionantes que he visto. Mientras me hablaba la detallé y pensé que fácilmente podía ser una modelo plus size ó de tallas grandes, en castellano. No sé qué fue lo que le pregunté o dije, solo sé que el tema fluyó como cuando en un confesionario al sacerdote le sueltan un secreto con el que no puede lidiar. Doctora, mi esposo abusa de mí. ¡Ayúdame! Ese rostro de revista, se desdibujó, se llenó de angustia, los dientes le chocaban unos con otros como cuando tiemblas de frío. Su esposo era un fetichista, gozaba en engordarla para tomarle fotos y venderlas en el mercado negro de la pornografía. Mientras me relataba los vejámenes a lo que era sometida, a mí me hervía el cuerpo, el corazón y las entrañas. Sacó una bolsita donde se guardan las joyas y me mostró una colección de pastillitas de todos los colores. Me dijo: con esto es suficiente para acabar con mi sufrimiento y el de mi hijita. El esposo caminaba como una fiera enjaulada de aquí para allá. La consulta que le pagó a su esposa producto de un chantaje de unas fotos asquerosas se estaba demorando de más. Sabía su suerte. La policía llegó. El está en la cárcel. Ella libre, delgada, en otra ciudad con su hija y recuperándose con la ayuda de un Psiquiatra. Está viva.

No podría ponerme en el lugar de esta paciente, mucho menos después de ser madre. Su obesidad obedecía a la coraza de dolor que una madre desarrolló tras ver colgar a su hijo de una escalera. Ese dolor no se podrá comparar con ninguno y hoy me pregunto: ¿Cómo le puede quedar cordura para continuar preocupándose por su salud? El amor de una madre alcanza para llorar eternamente a un hijo que por una depresión que nadie detectó se adelantó en el camino y levantarse todos los días, ponerse bonita, servirle el desayuno al hijo que le queda y a su esposo y salir a atender público.

Aquí es cuando entendí porque estudié esto y la razón de mi apasionamiento: la obesidad es la respuesta externa a un dolor interno. La depresión es real. Estas y muchas más historias son mi día a día. En la intimidad de mi consultorio he llorado, he reído y me he arriesgado por hacer justicia con tantos pacientes, que, en honor a la verdad, son muy valientes y se atreven a quitarse la ropa para ser examinados y a la par desnudan su alma y redescubren sus dolores. La depresión es real. Otro colega saltó de lo alto de su lugar de trabajo, el dolor se lo llevó y no pudimos hacer nada. Mi paciente de 15 años no pudo saltar, por fortuna. Su obesidad no le permitió caber por la ventana. Hoy yace en un hospital mental por el bullying al que fue sometida toda la vida en su colegio y su familia. Nuestros niños están deprimidos y se están matando, la depresión no respeta edad.

Es absolutamente preocupante ver la frecuencia con que esta enfermedad aparece, se diagnostica y lo peor, se pasa por alto. Los hombres no deben llorar, los niños son chillones y caprichosos, las mujeres son dramáticas, los abuelos demandantes, hasta que se matan y los golpes de pecho, las culpas y los cabos que se empiezan a atar, florecen. Siempre esa enfermedad se les rió en las narices y nadie la vió, hasta que fue tarde.

Hoy por hoy mi misión es acabar con la obesidad, darle la guerra e impactar a toda una generación, pero cada día se me está volviendo un objetivo de guerra detectar pacientes con Depresión y emprender una ruta de ayuda integral para ser remitidos a los Psiquiatras de confianza y rescatarlos de su profunda tristeza. Hoy entiendo porque Dios me permitió hacer mi trabajo de grado acerca de esa enfermedad, porque más adelante iba a tener que luchar cuerpo a cuerpo con ella.

El principio de todo éxito terapéutico es: Dejarte ayudar.
Lo mereces. La salud mental es igual o quizá más importante que la salud corporal y el bienestar estético. ¡Deja la vergüenza! Es realmente sano quien atiende su salud mental, quien se ocupa de sus miedos, preocupaciones y culpas. Los medicamentos son opcionales, no todos sedan a los pacientes o los vuelven autómatas. La dependencia hacia ellos es un mito. Son seguros. Son vitales, no de por vida. Siempre estaré con ustedes, entenderé su dolor, los abrazaré y tal vez lloremos un poco, pero después de detectar tus problemas nunca volverás a ser el mismo. Otórgate el derecho a buscar una tabla de salvación, a dejarte ayudar. Te espero. Yo también alguna vez tuve depresión, casi muero, vi morir un hijo, me destruyeron, me estafaron, me usaron y también quise saltar. El profundo abrazo del creador, la mano fuerte que con amor me sostuvo y me amó como venía y luchó conmigo a la par, sanó mi corazón roto y me volvió a enseñar a amar, los cuidados de mis padres, las oraciones de mamá y sobre todo los ojos de mi hija, hicieron que buscara ayuda y encontré en una colega la respuesta y el puerto donde descansar. Hoy estoy sana, feliz y con el firme propósito de darte una mano.

¡Juntos podemos!

Dra. Samariz Parra

Sí es posible y podemos vencer la depresión

El principio de todo éxito terapéutico es: Dejarte ayudar.

Suscríbete y cuéntame tu historia
¡Puedo ayudarte!

Términos y políticas generales

10 + 5 =

Temas del Blog

Escritos, ensayos, columnas y mucho más. Temas que expresan el significado de las personas reales.

Asunto 5: No pelees batallas ajenas

Asunto 5: No pelees batallas ajenas

Hoy en: 30 asuntos por atender.
Asunto 5. No pelees batallas ajenas.
Este Blog es uno de los que más me ha costado escribir porque siento que en mayor o menor proporción, TODOS hemos sido o somos unos metiches, así que hablar en tercera persona me parece hipócrita. Sin embargo, como de esto se tratan estos temas, de lograr analizarnos, interiorizarnos y escudriñarnos, me parece prudente que lo hablemos.

leer más
Asunto 4: Dignifica Tu Soledad

Asunto 4: Dignifica Tu Soledad

Hoy en 30 ASUNTOS POR ATENDER.

Asunto 4: Dignifica Tu Soledad

En mi entrenamiento médico siempre me interesó de una manera especial la relación médico-paciente, me inquietaba ver que las enfermedades iban acompañadas siempre de situaciones personales o sentimentales que agravaban o mejoraban el pronóstico. Tuve excelentes profesores de Psiquiatría que me enseñaron el poder tan enorme que tiene la psiquis y la necesidad de lograr que un paciente logré estar en equilibrio.

leer más
Asunto 3: ¡Ojo con tus vacíos!

Asunto 3: ¡Ojo con tus vacíos!

Hoy en: ASUNTOS POR ATENDER.
Asunto 3: ¡Ojo con tus vacíos!
Era el 2012 y tuve una experiencia con Dios sobrenatural, recibí un milagro de sanidad de una enfermedad autoinmune tremenda que me dio. Ese día volví de un retiro espiritual y llegué a mi casa feliz. Lo primero que hice fue ir al vestier a buscar mi pijama. Cuando entré al lugar lo primero que me hizo frenar fue ver las repisas interminables de zapatos. Todos los que me conocen saben el gusto particular que tengo por ellos. Eran cientos. De todos los colores, formas y entre más altos, mejor. Mi estatura es fuera del promedio, soy alta y me encantaba ponerme tacones de 10 cm. Ese día me senté en el piso y dije: ¿Qué me pasó? ¿En qué momento me volví una compradora compulsiva? Tenía además bolsas nuevas con cosas que ni abría, dinero derrochando caprichosamente, pero lo más importante era que nada de eso me parecía suficiente. Tenía 3 gatos, 3 vajillas, cientos de películas que nunca vi y maquillaje para 5 años. Yo vivía sola. Estaba sola. Llena de gente al rededor, pero yo estaba absolutamente sola.

leer más
Asunto 2: ¡Date tu lugar!

Asunto 2: ¡Date tu lugar!

Hoy en asuntos por atender.

Asunto 2: ¡DATE TU LUGAR!
Muchas veces en la vida nos han dicho que NO nos podemos poner por encima de nadie, ni nombrar primero, ni mucho menos pensar en nosotros porque somos soberbios y maleducados, entonces vamos por la vida sirviendo para todo el mundo y dejándonos en último lugar hasta que sin darnos cuenta, desaparecemos.

leer más
Asunto 1: ¿Qué estás eligiendo para ti?

Asunto 1: ¿Qué estás eligiendo para ti?

Hoy en 30 asuntos por atender, traemos:

ASUNTO 1: ¿QUÉ ESTÁS ELIGIENDO PARA TI?
Quizá uno de los mayores tesoros del ser humano es: el libre albedrío; es la capacidad que tiene el ser humano de tomar sus propias decisiones. Bueno, aunque existe la salvedad en culturas y dogmas donde en especial las mujeres carecen de ese mínimo derecho por ser un objeto y no un ser humano.

leer más
Yo, Una mujer Real

Yo, Una mujer Real

El detonante: una paciente opinó que yo debería ser una modelo si me dedicaba a esto y ella no me veía así.
Respondí con cordialidad, pero se me detuvo el tiempo y me remonté a mi infancia.
Nacer con obesidad, crecer con obesidad, luchar cada día con la obesidad no es una historia fácil de contar, pero no es una historia fácil de vivir.

leer más
Sal sí, pero con moderación

Sal sí, pero con moderación

En palabras de la médica especialista en nutrición, Samariz Parra Cárdenas, “el principal sistema de transporte activo celular del cuerpo se denomina bomba sodio-potasio. Y cuando hay déficit de alguno de estos elementos en la dieta, los iones (sales minerales) fallan y la mecánica de la célula empieza a ser disfuncional”. Esto puede producir efectos como la ausencia de la respuesta contráctil del corazón, fallas renales o trastornos neurológicos.

leer más
Blog 003 – Esto se llama: Ansiedad

Blog 003 – Esto se llama: Ansiedad

El gran temor y motivo de consulta de muchos pacientes. En ocasiones es muy sencillo de tratar con solo la reorganización del tiempo de la alimentación y el balance de todos los grupos alimenticios.

leer más
Blog 001 – la obesidad se cura de adentro hacia afuera

Blog 001 – la obesidad se cura de adentro hacia afuera

Mi teoría es que la obesidad se cura de adentro para afuera. Esa coraza de grasa se va cuando el gigante que llevas por dentro aflora. Acá no estamos hablando de la forma, ni es una propaganda para el yoga, se trata del fondo y del ímpetu que solo tu equilibrio espiritual te da.

leer más

"Sí es posible tener el manejo integral de tu salud".

Resultados Reales

Resultados reales en personas reales. El manejo médico científico es la base de nuestra metodología. 

Experiencia

Profesionales expertos y certificados, dan la seguridad de una experiencia real.

Seguimiento

Profesionales dedicados a realizar seguimientos personalizados al pre y post tratamiento.

Consulta de cortesía para médicos

Contáctanos

¡Medicina especializada, para personas reales es nuestra misión!

Móvil WhatsApp

+57 316 625 9721

CONSULTORIO SALITRE

Calle 23 # 66 - 46 Piso 4, Cons. 416

Clínica Universitaria Colombia

Edificio de Especialistas

Bogotá DC, Colombia

Email

info@medicinaantiobesidad.com

WhatsApp - Asesor On Line
Enviar